La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 9

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 9

Capítulo

Una frase bastó para que los rostros de todos los presentes cambiaran en un instante

**Roque, eres un desagradecido!“, Claudio temblaba de rabia: Su padre mató al tuyo y , aun así!

*Calma señor Claudio, cuide su salud. Ay, apenas me entere, vine corriendo a contarselo para que juntos viéramos qué hacer, lo tranquilizaba Joana

*¡El divorciol ¡Tiene que ser inmediato!

*Roque, hijo, no es por hablar, Joana decia con hipocresia: Un asunto tan grave como tu boda y ni nos avisas, pero ¿cómo se te ocurre traer a la hija de tu enemigo mortal a casa?

Joana, que se había quedado sin tres años de su mesada, ¿cómo iba a resignarse fácilmente? Como no podia hacerle frente a Roque, se la agarró con Zulema y mandó a un detective a investigarla. ¡Y vaya sorpresa! ¡El secreto de la identidad de Zulema salió a la luz

Sin dudarlo, se lo contó a Claudio para que presionara a Roque. Quiso exagerar aún más, pero cuando este último le dirigió una mirada penetrante, tuvo que cerrar la boca, aunque claramente contrariada

Es cierto. Ella es la hija del Dr. Velasco, pero ¿cómo vamos a cargar a la siguiente generación con los errores de la anterior?, respondió Roque

Zulema lo miraba sorprendida. Ese hombre, definitivamente era un maestro en decir mentiras; ¡claramente estaba enojado con ella

Claudio golpeaba su bastón con fuerza: Estás confundido, Roque! No olvides que tienes un compromiso, ¡y fue tu propio padre quien lo arregló!

Solo me casaré con la persona que yo elija, con nadie más

Oye ” 

Claudio se agarraba el pecho, casi sin aliento, Zulema se había quedado al lado de Roque todo el tiempo, era como un decorado, no tenía vozen el asunto, a menos que él le indicara hablar. La verdad era que ni ella entendía por qué Roque quiso casarse con ella. Mientras reflexionaba, sin querer murmuro: ¿Por qué no te casas con Rufina?

Tan pronto como las palabras salieron, se arrepintió. ¡Eso era buscarse problemas

¿Acaso te quedaste sorda? Dije que me casaria con quien yo quisiera” 

Oh, ¿entonces to gusto?”

¿Podia interpretarlo asi? Después de dos años de trato, ¿sentia algo por ella

Roque sonreia con frialdad: Zulema, no te sobrevalores

Me temo que te enamores de , cuando dos personas pasan mucho tiempo juntas, es inevitable, Zulema bajaba la mirada, jugueteando con sus dedos

Roque levantaba ligeramente la barbilla: ¿Crees que lo haría? ¡En tus sueños!“. 

¡Aunque no quedara ninguna otra mujer en el mundo y ella se parara desnuda frente a él, no le daria ni una mirada

Zulema bajó aún más la cabeza, parecia abrumada por la vergüenza, pero en realidad había un destello astuto en sus ojos, había dicho eso a propósito, para asegurarse de que Roque no quisiera tocarle ni un cabello en el futuro. Así estaría segura, desafiarlo de frente era un camino seguro a la derrota; tenía que ser astuta

Abuelo Claudio, la voz de Roque era profunda y firme. No se preocupe por mi, disfrute de su jubilación. Ya sea la familia Malavé o el Grupo Malavé, llegarán a su apogeo bajo ml dirección

Entonces no te vas a divorclar?” 

Me divorciaré o no, lo decidiré yo”

Bruja!Viendo que Roque era inquebrantable, Claudio descargó su ira en Zulema: mataste a mi ahora mi nieto está hechizado por ti, nosotros los Malavé qué te debe!

Joana avivaba el fuego: Don Claudio, hablemos con calma, no se ponga violento” 

¡Voy a matar a esta mujer!. Claudio levantaba su bastón, listo para golpear a Zulema. Si la golpeaba, seguramente quedaria morada por varios dias

Zulema giró sus ojos, ¡y tuvo una idea! De repente, lanzó un grito agudo y se escondió detrás de Roque: ¡Ay, cariño, sálvame!

Roque estaba mudo

¡Vaya que sabía actuar

Amor, qué miedo. La mejilla de ella se apoyaba en su espalda: Si me lastimo, te preocuparias mucho, ¿verdad?

Claudio agitaba su bastón en el aire con frustración: Mira, mira! ¡Así es como siempre engañas a Roque!. Zulema se escondía detrás de este evitando que el anciano pudiera golpearla a pesar de sus múltiples intentos; al final, Claudio decidió dar un golpe con el bastón en la espalda de Roque: Cegado por la belleza! ¡lnütill

Roque había sido golpeado, algo que Zulema no habia previsto, su cara se puso pálida, como si se diera cuenta de que habia ido demasiado lejos. ¿Qué hacer en ese momento? ¡Estaba acabada

Roque le lanzó una mirada helada: Bien, eres increible, Zulema

Ah” 

El sonido del móvil interrumpió de repente. Roque echó un vistazo al identificador de llamadas y contestó: ¿Qué pasa?

Sr. Malavé, hemos encontrado a la mujer que entró a su habitación esa noche

¿Dónde está?“, 

¡En el hospital psiquiátrico Orilla!

¿Cómo podía ser, era el lugar donde Zulema había pasado dos años

Roque apretó el móvil, girando su cabeza para mirarla. Su mirada era demasiado penetrante y feroz, y ella desvió la cara para evitar esa mirada fría

Sin tiempo para pensar demasiado, Roque se dirigió hacia la puerta, sin olvidarse de agarrar la muñeca de Zulema: Vamos!

Detrás de ellos, el sonido de cosas rompiendose se mezclaba con los improperios de Claudio

Roque saltó al coche y, justo cuando ella estaba a punto de sentarse, él ya habia pisado el acelerador y se alejaba ruidosamente. Parecía que ella no merecia subir a su carro, tendría que volver a caminar, confiando en el fiable autobús de la linea 11

La Antigua Mansión de los Malavé estaba cerca de las afueras, habia poca circulación y era tarde en la noche, lo que hacia que Zulema se sintiera un poco inquieta. Sin embargo, pronto descubrió una oportunidad de 

negocio

Recoger chatarra

La zona estaba llena de villas de lujo, y en los contenedores de basura, además de residuos, se podian encontrar objetos usados de alta gama y calidad desechados por los ricos, y también muchas botellas vacías. Si los recolectaba y los llevaba a un centro de reciclale couiade 

Capitulo

a Villa Aurora, encontró una pequeña tienda de reciclaje donde logró vender todo lo recolectado por casi treinta dólares. Contenta, volvió a casa y descubrió que Roque todavía no había regresado

Era extraño¿dónde podría haber ido

El rugido del deportivo cortaba el silencio de la noche, deteniéndose finalmente frente al hospital psiquiátrico

¡Sr. Malavé!

Roque bajó del auto con pasos apresurados: ¿Dónde está?

En la oficina de Arturo

Pateó la puerta abierta y miró fijamente hacia dentro. En el suelo había un hombre obeso de unos cincuenta años, golpeado hasta quedar con la nariz morada y la cara hinchada. Arturo estaba de pie, nervioso, junto a una mujer joven, con un maquillaje llamativo y un aire de alguien vulgar

¿Es ella?, preguntó Roque con indiferencia. ¿Seguros?” 

La mujer de esa noche era dulce y atractiva, además de tener un rostro natural, muy bonito y delicado, y era su primera vez. La mujer frente a él no se parecía en nada a la de su imaginación o a lo que él recordaba. ¿Podría haber un error

Tal vez, incluso Zulema tenía un aire más parecido a esa mujer de aquella noche

Uno de sus hombres respondió: Seguro, Sr. Malavé. Ella es la hija de Arturo, Reyna Navarro


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset