La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 6

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 6

Capítulo

Zulema despertó sobresaltada de su sueño, con los ojos aún nublados, miró a Roque: ¿Qué, qué pasa?

Ella no había hecho nada. ¿Acaso habia hablado en sueños y lo habia molestado? ¿0 era sonámbula y habia hecho algo

La expresión en el rostro de Roque se tornaba cada vez más oscura, y ella se encogió de hombros: Sabia que no debía dormir aqui. Lo siento, me voy ahora. Se apresuro a recoger su almohada y cobija y comenzó a caminar hacia la salida

Lo que no sabia era que su cabello ligeramente desordenado y su apariencia de recién despertada tenian una atracción fatal para él. No había dado dos pasos cuando Roque la atrajo hacia él: ¿Pretendes seducirme todo el tiempo con esos aires de zorra? Está bien, te lo concederé

Es quemmm” 

Los labios de Roque se presionaron contra los suyos, ella se quedó paralizada por el miedo, con la boca ligeramente abierta

Él se burló: ¿Tan dispuesta?

Fue entonces cuando Zulema reaccionó y trató de cerrar la boca con rapidez, pero él la sujetó fuertemente del mentón, causándole un dolor que le hizo jadear y parecia más bien una invitación para él

¿Cómo podia ella besarlo? ¡Ellos eran enemigos mortales

*Recuerda, aunque te desnudes frente a mi, no te desearía, le dijo Roque, mordiendo la comisura de sus labios hasta hacerla sangrar. Zulema, solamente eres un juguete para mi, y me das asco

La sangre de su boca goteo hacia su mano

Zulema no entendía su locura, solo se quedó alli parada, sin derecho a resistirse, él la miró y se sintió irritado: Sal de aqui

Después de dos pasos, lo escuchó decir. Y no te alejes demasiado!

Así que esa noche, Zulema durmió en la puerta del dormitorio principal, no se atrevió a dormir profundamente por miedo a molestarlo nuevamente, asi que pasó la noche en un estado de semisueño hasta que amaneció. Alrededor de las ocho de la mañana, se oyeron pasos dentro de la habitación, y ella se levantó de inmediato para ponerse en pie, correctamente

Cuando Roque abrió la puerta, la miró de reojo

Buenos dias, Sr. Malavé, le dijo ella rápidamente en saludo

Viendo que ella parecía estar bien y recién despertada, Roque estaba aún más molesto. ¡Porque incluso él no habia dormido en toda esa noche

Habló fríamente: La gente baja solo tiene una vida baja, solo mereces dormir en la puerta

Zulema le preguntó con cautela: ¿Entonces debería dormir aqui?

Por supuestor

Ella suspiró aliviada. Dormir afuera era mucho mejor que debajo de la cama de Roque, ¡mucho más cómodo! Al verla relajada, él se enfureció aún más

Ven conmigo a la empresa, no pienses que puedes flojear en casa!, le ordenó

Después del desayuno, Roque se subió a su RollsRoyce y se fue majestuosamente. Zulema, por otro lado, fue caminando hacia Grupo Malavé, cuando land a pran 

presidente, todo estaba ocupado, pero extrañamente silencioso

Saúl, hay algo en lo que pueda ayudar?, preguntó Zulema en voz baja 

Si Roque se enteraba de que estaba holgazaneando, seguro que se enfadaría, era mejor buscar algo que hacer. En toda la empresa, solo Saúl sabia de su identidad como la Sra. Malave

El Sr. Malavé no ha dado instrucciones por ahora, dijo Saúl, mirando hacia la oficina. “Hoy, el Sr. Malavé está como si hubiera tragado pólvora, ya ha despedido a tres directores. Creo que no durmió bien, ¿por qué no le llevas un café negro?

Está bien. Zulema compró el café y cuando regresó a Grupo Malavé, pasó por una farmacia, el empleado estaba moliendo hierbas medicinales y el suave aroma de las hierbas se esparcia en el aire, entonces tuvo una idea

Hola, se paró frente al mostrador. Por favor, dame algunas hierbas medicinales

Espere un momento

Diez minutos después, regresó a la oficina del presidente, toco la puerta y la voz irritada de Roque salió: ¡Entra!

Dentro de la oficina, había dos ejecutivos de la empresa, con la cabeza gacha y siendo reprendidos duramente, en el soelo, habia tazas rotas

Zulema se agachó y comenzó a recoger silenciosamente esos pedazos de cerámica

¿Un mes y solo has logrado este plan de marketing?. Roque lanzó el archivo al aire y las hojas volaron: ¡Te doy cinco días más, si no lo completas, renuncia por tu cuenta!

SiSr. Malave

Roque se recostó contra el respaldo de su silla y presionó su frente con fuerza. La frustración lo invadió y con un gesto brusco barrió todos los objetos que estaban sobre la mesa, dejándolos caer al suelo

Zulema acababa de recoger los pedazos cuando un grueso archivador se desplomó sobre su mano, una herida se abrió al instante en su palma

¡Ay!, exclamó con un siseo de dolor

Al oir el sonido, Roque se sobresaltó y recordó que ella habia entrado hace poco y estaba allí. Se levantó de su silla y la vio agachada en el suelo

Zulema escondió su mano herida detrás de su espalda y solo le dijo: Vine a traerte café“. 

Roque frunció el ceño con preocupación

Ella sacó una bolsita aromática de su bolsillo: Y también esto

*¿Qué es esto?preguntó él, examinándolo con desdén. Luce bastante extraño

Es una bolsita aromática que hice, con hierbas que ayudan a dormir y calmar el espiritu. Zulema explicó: Si la pones al lado de tu almohada, podrás tener sueños placenteros“. 

Roque lo lanzó directamente al cubo de basura: No hace falta. A él le pareció como si ella se burlara de su -Insomnio de la noche anterior

Ella estaba perturbando su mente, y eso no presaglaba nada bueno

Zulema suspiró, lamentando la situación, la receta de la bolsita aromática se la habia enseñado su padre y era muy efectiva, esperaba que Roque pudiera dormir bien; así su genio y su humor mejorarian, y todos dejarian de andar como si caminaran sobre espinas

Deberías probarlo, señor, se animó a decir con valentia. Para tu sueño” 

Capitulo

Fuera!

Su buena intención fue despreciada como si valiera nada

Después de que Zulema se fue, Roque miró las gotas de sangre fresca en la alfombra, ella estaba herida. Su mirada se desvió hacia la bolsita aromática quedada pobremente en la basura

Pasados unos segundos, giró y levantó el teléfono: ¿Ya saben quién es la mujer de aquella noche?

Estamos en eso señor… 

¡Inútiles! ¡Apúrense!, ordenó con autoridad. A cualquier costo, ¡tienen que encontrarla!

*, , Sr. Malavé. Ya tenemos algunas pistas, estamos verificando la información

Roque colgó el teléfono; tenia que encontrar a esa mujer rápidamente, de lo contrario, si Zulema seguía cerca de él, las cosas se complicarían tarde o temprano. ¡Ella era como un imán para los hombres

Zulema, con la mano aún cerrada, se dirigió a un rincón apartado y lentamente la abrió, la sangre ya se había coagulado, no sangraba, pero necesitaba limpiarse y aplicarle medicamento para evitar la infección, pero no tenia dinero para medicinas

El poco que tenía ya lo había gastado en la bolsita aromática, que él despreció y tiro Tenía que encontrar una forma de hacer algo de dinero, así que decidió buscar un trabajo temporal cerca, mejor eso que ser una molestia en Grupo Malavé y estar en el camino de Roque

Si él la necesitaba, siempre podia volver rápidamente. Decidida, empezó a moverse, justo enfrente había un restaurante buscando a alguien para lavar platos, pagaban por hora. Se acercó al mostrador: Disculpe, ¿todavía están buscando a alguien para lavar” 

No terminó la frase cuando dos voces resonaron al mismo tiempo

¡Pero si es la limpiadora!

Vaya, si es la distinguida Sra. Malave!

Era un encuentro inevitable entre enemigos


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset