La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 4

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 4

Capítulo

Joana le había enviado una noticia, y fue entonces cuando se enteró de que su Roc había anunciado su matrimonio con otra mujer! ¡Tenía que ver con sus propios ojos quién era esa puta zorral ¡lba a arañarle la cara, a jalarle el cabello y a dejarla desnuda en la calle!– 

Rufina caminaba rápidamente con sus tacones, pero no se percató de que el piso acababa de ser fregado y estaba resbaladizo, casi se cayó

“¡Ay!, grito Rufina. Quién demonios será el ciego que quiere hacerme daño hostia!

Los empleados de Grupo Malavé la conocían y sabían que era problemática, así que se alejaron de ella, solo Zulema, ajena a todo, seguia con su trabajo 

Rufina miró a su alrededor y pronto la vio: Oye, limpiadora, fuiste quien fregó aquil ¡Ven aqui!

Zulema levantó la cabeza, ¿Me hablas a mi?

¡Si! Arrodillate y seca este piso joder

Zulema frunció el ceño

Rufina se enfureció más al ver que no se movia: ¿No entiendes lo que te digo eh? ¡Si me hubiera caído, te aseguro que te ibas a arrepentir toda tu puta vida!

Zulema la miró fijamente: Primero, deberias hablar en un tono adecuado para que te pueda entender

¡Oye !

Además, aquí hay un cartel que dice Piso mojado, mucho cuidado, Zulema señaló ¿Acaso no sabes leer?

Rufina no podia creer que una simple limpiadora se atreviera a desafiarla. ¿Me estás culpando? ¿Quieres que te despida en este mismo instante?

Zulema replicó: ¿me vas a despedir? ¿Y quien eres para hacerlo?” 

Rufina respondió con orgullo: Soy la prometida de Roc, Rufina!

Yo también soy la esposa de Roque, pero esa frase, Zudema solo la dijo para misma

Rufina estaba buscando pelea. Si ella revelaba su identidad en ese momento, sin duda esa mujería atacaria. No podia permitirse el lujo de ofender a esa señorita

¡Oye!, Rufina grito. Limpiadora, ¿ya sabes quién soy? ¿Te quedaste muda?

Oh, si no me equivoco, esta mañana el Sr. Malavé anunció su compromiso, y la novia no parecía ser la Srta. Suárez, ¿cierto?. Zulema sonrió ligeramente: Asi que ahora mismo no eres nadie

Eso tocó el punto débil de Rufina

Las noticias son falsas, Roc no puede casarse con otra! ¡Nuestro compromiso fue acordado por Justino antes de morir!

Era por eso que Rufina estaba tan segura

Ánimo, dijo Zulema, dándole una palmada en el hombro. Espero que recuperes pronto lo que es tuyo. Tienes 

mi apoyo

El puesto de la Sra. Malavé era demasiado para ella, ¡Si Rufina pudiera tomarlo, seria un aliviol 

Eh?, Rufina estaba confundida por su reacción. ¿Me apoyas?

Yo soy extremadamente, antes de que terminara de hablar, Rufina agitó la mano con alegria hacia alguien detrás de ella: Roc

Capitulo

Roque había aparecido sin que nadie se diera cuenta. Zulema se tensó y giró lentamente la cabeza, se sentia culpable y, más aún, temerosa. Las palabras que habia dicho antes, él debió haberlas escuchado, y no queria imaginar las consecuencias de haberlo molestado

Roque tenia una presencia imponente y su expresión era de desagrado

Roc, esta limpiadora casi me hace caer, y encima me ha faltado al respeto. ¡Tienes que castigarla por mi!

Zulema bajó la mirada, mordiéndose nerviosa el labio inferior

¿Y cómo quieres castigarla?” 

Que se arrodille y limpie mis zapatos y el suelo hasta que estén secos

Roque miró a Zulema: Oiste?

¡Oiste, hazlo rápido!, Rufina le exigia, sintiéndose respaldada

Ante Roque, ella no tenia derecho a decir noasi que Zulema solo asintió: Está bien. Tomó un paño limpio, se arrodillo y comenzó a limpiar cuidadosamente los zapatos de esa mujer, mientras el mármol del suelo reflejó su figura avergonzada

Rufina sonreia triunfante

Mientras observaba la espalda encorvada de Zulema, Roque resopló con disgusto, sintiéndose lleno de ira, habia quienes morian por estar en los zapatos de la Señora Malavé, y ella quel ¿Era un sacrificio desposarse 

con él

Aunque se sintiera sacrificada, no tenia más remedio que aguantar 

Roque pasó caminando frente a ella, y con los zapatos, a propósito, pisó el trapo que ella usaba, aplastando las puntas de sus dedos. Zulema no retiró la mano, dejando que él pisara sus dedos, con la esperanza de que eso lo calmara

Roc, ¿de verdad te casaste?, Rufina, como si fuera una sombra, lo siguió, preguntándole: Pero, habias prometido a tu papá que te casarías conmigo

Ese matrimonio había sido maquinado por Joana, quien habia convencido a su padre para arreglarlo, ya que ella y Rufina eran muy amigas. La noche anterior, Joana habla intentado que ella se metiera en la cama de él, ¡pero no lo logró

Roque no sentia nada por ella

Si, le prometi a mi papa, Roque no queria ni ocuparse de ella. Entonces puedes ir a discutirlo con él si quieres

Rufina no sabia qué decir

¡Eso era como mandarla a la muertel 

Además, no tienes derecho a mandonear a mis empleados

Rufina, furiosa, dio un pisotón. ¡En el corazón de Roc, ella valia menos que la maldita limpiadora que acababa de pasar

El ascensor privado del director cerró sus puertas, dejándola fuera

A la hora de salida del trabajo

Empezó a llover a cantaros afuera, aumentando la carga de trabajo de Zulema. Después de terminar la limpieza, estaba tan cansada que no podia ni enderezar la espalda

Mientras tanto, Roque, siempre con su ostentación, tenía a Saúl para sostenerle el paraguas y al chofer para abridle la puerta del coche 

El y ella nunca fueron del mismo mundo, él la miró por un momento y le dijo algo en voz baja a Saúl

Señora, el Señor Malavé dice que camine a casa, Saúl se acercó, tosiendo

Era un trayecto de media hora en coche, llovia a mares, Zulema no tenía paraguas, caminar de vuelta en esas condiciones, de seguro que se iba a resfriar 

Está bien, asintió con la cabeza

Ante la indiferencia de esta, Saúl no pudo evitar decir: En realidad, creo que usted podría mostrarse un poco vulnerable y pedirle un favor al Señor Malavé

Ella solo sonrio amargamente, por más que bajara la cabeza, eso no le haría ganar ni un ápice de compasión de Roque, él solo quería verla sufrir más y más. Se puso la bolsa de lona sobre la cabeza y se adentró en la lluvia

En Villa Aurora 

Roque estaba en el balcón, observándola bajo la lluvia, su ropa estaba empapada, delineando sus hermosas curvas, incluso se podia adivinar la lenceria que llevaba debajo

Su mirada se oscureció, ¿lo hacia a propósito esa mujer astuta? Cuanto más miraba, más enojado se ponía, y agarró su abrigo para bajar

En la entrada de la villa

Justo cuando Zulema se refugiaba bajo el techo, Joana salió de la casa y se toparon de frente

Ay, caray, casi me rompo los huesos con ese golpe. Eres nueva, ¿verdad? ¡Qué torpeza!, Joana la miró con severidad

Lo siento. Luego de disculparse, intentó marcharse, pero Joana la detuvo y la examinó de arriba abajo. Poncho, ¿para qué traes a una zorra joven y bonita a Villa Aurora eh? ¿Qué planeas? ¿0 fue Roque quien te pidió hacer esto

Señora Joana, ella es nuestra señora, la dueña de Villa Aurora, Poncho intervino

La expresión de Joana cambió de Inmediato: Eres ? ¡Así que fuiste quien se coló esa noche!

Habia planeado meticulosamente la oportunidad, había puesto algo en la bebida de Roque para que Rufina terminara en su cama, ¡y resultó que todo lo preparó para esa maldita mujer

Zulema no entendió: ¿Cómo? ¿Colarme?


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset