La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 3

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 3

Capítulo

Roque estrelló su teléfono al suelo, con un brillo violento en sus ojos: Vayan tras ella ahora! ¡No puede haber legado muy lejos!

Aquella noche, Villa Aurora brillaba con luces encendidas, con vehiculos y gente yendo y viniendo.- 

Zulema se había escondido en un drenaje sucio y maloliente, logrando así evitar la persecución de los secuaces de Roque Aprovechó la confusión para correr colina abajo, directo a la cárcel, donde se encontró con Aitor, su padre

Papa… 

“¡Zule! ¡Estás viva!, Aitor estaba emocionado, con lágrimas en los ojos. Pensé que … 

Papá, vine especialmente para preguntarte sobre la muerte de Justino, ¿qué fue lo que realmente pasó?

No lo , la medicina que utilicé era la correcta, no qué estuvo mal! Zule, ¿me crees?” 

Te creo, Zulema mordía su labio inferior, asintiendo con la cabeza

Entonces confirmado, su padre era inocente. ¡Ella no le debía nada a Roque, mucho menos tenía que redimir ningún pecado

Nos tendieron una trampa, pero ya es un hecho consumado y no podemos cambiarlo. Aitor suspiro profundamente: Zule, mi niña, debes cuidarte

Zulema, sosteniendo el teléfono, lo miró a través del cristal con una mirada resuelta: Papá, encontraré las pruebas para limpiar tu nombre

Después de la visita a la cárcel, ella fue al hospital para ver a su madre. Aún no había llegado a la entrada cuando vio a tres o cuatro guardaespaldas vestidos de negro, por lo que se escondió inmediatamente

Roque habia calculado que ella iría al hospital y había dispuesto gente alli con anticipación. Si la atrapaban y la llevaban de vuelta, la esperaba un tormento infernal

Mientras Zulema pensaba cómo evitar a los guardaespaldas, la gran pantalla electrónica de enfrente parpadeo, cambiando al noticiero financiero de Qrilla; el rostro apuesto de Roque ocupaba el centro de la imagen, se encontraba frente al edificio del Grupo Malavé, vestido con una camisa negra, exudando un aura poderosa y a la vez perezosa, con una sonrisa ambigua en sus labios, a su lado, un grupo de periodistas lo entrevistaba

Sr. Malavé, es cierto que se adentrará en el mundo del entretenimiento?” 

*¿El plan de adquisición del Grupo Malavé se completará a tiempo?

Sr. Malavé, ayer unos paparazzi lo fotografiaron entrando y saliendo del registro civil, ¿acaso fue a? Roque levantó la barbilla, mirando a la cámara por completo esas palabras: “A casarme

Esas palabras simples causaron un revuelo inmediato. El Sr. Malavé habia reconocido que estaba casado! ¿Quién seria la Sra. Malavé que habia logrado capturar el corazón del magnate de Orilla, el presidente del Grupo Malové

La cámara se acercaba más y más, y la mirada profunda de Roque, como un cielo estrellado, se fijaba en la pantalla sin parpadear. Al siguiente segundo, habló con voz grave: Sra. Malavé, si ya te has divertido lo suficiente, es hora de volver a casa

Sonaba tan tierno y cariñoso, pero Zulema sabia muy bien que esa era una pura advertencia, ella mirando la sonrisa sanguinaria en sus lablos, sintió un escalofrio, como si él realmente estuviera frente a ella

Roque se dio la vuelta para irse, y sus guarda espaldas bloquearon a los periodistas. Si no fuera por usar a los medios para enviarle un mensaje a Zulema, ¡Roque nunca habria aceptado la entrevista

Mientras tanto, ella vio a unas enfermeras empujando una camilla hacia una ambulancia, preparándose para 

trasladar a una paciente

¡Era su madre! ¡Estaban llevando a su madre a otro lugar

¡Mamá!. Sin importarle exponerse, corrió hacia allá, agarró la mano de Edelmira con fuerza: Mamá, tu hija no ha sido obediente, apenas ahora puedo verte

Para ese momento ya estaba rodeada de guardaespaldas

Señora, es una orden del Sr. Malavé, por favor no interfiera“. 

No huiré más, volveré ahora mismo!. Zulema suplicaba desesperadamente: Devuélvanme a mi madre, no se la lleven. Pero Zulema solo pudo ver cómo su madre era llevada lejos, Roque sabía muy bien cuál era su punto débil; con solo tocarlo, el dolor era desgarrador

Media hora más tarde

En la oficina del presidente

Roque estaba de pie frente al ventanal, sosteniendo un cigarrillo sin encender entre sus dedos

Sr. Malavé, la señora ha llegado, el asistente Saúl tocó la puerta

Que entre

Zulema entró con el rostro pálido

Roque le dio la espalda: Así que decidiste volver?” 

Libera a mi madre. Hazme lo que quieras, pero a ella déjala en paz, ella suplicó con humildad 

No tenia intención de hacerle daño, pero es que tú no has sido buena

Lo siento, me equivoqué

Roque entrecerró los ojos: ¿Crees que con una disculpa basta?

Zulema apretó los puños, las uñas se clavaban en su propia carne: Te prometo que nunca más intentaré escapar, estaré a tu lado

¿Cómo podria ella escapar de su control, si la vida de sus padres estaba en sus manos? Además, sola permaneciendo a su lado, tendría la oportunidad de descubrir la verdad detrás de la muerte de Justino limpiar el nombre de su padre

Roque hizo un gesto con el dedo y ella obedeció, acercándose, él se inclino y susurró en su oido. Dime, ¿deberia romper tu pierna izquierda o la derecha?. Hablaba con la voz más suave para decir las palabras más 

crueles

Las piernas de Zulema flaquearon por el miedo, apenas podia sostenerse: Yo, no me atreveré hacerlo otra 

vez” 

Roque la sostuvo firmemente por la cintura: Si hay una próxima vez, las romperé yo mismo. Soltándola con desgano, se acomodo en el sofá y llevó el cigarrillo a sus labios

Zulema se arrodilló junto a él y tomó el encendedor para prenderlo: Sr. Malavé

Pero él reaccionó; el encendedor se calentaba cada vez más, ya casi quemaba, y Zulema no se atrevia a soltarlo, temiendo desatar su ira, las manos le ardian, y un olor a quemado comenzaba a llenar el aire

Finalmente, Roque inclinó la cabeza y encendió su cigarrillo

Si quieres salvar a tu madre, entonces haz algo que me alegre, dijo Roque, exhalando humo en su cara. ¿Sabes cómo complacer a un hombre?“. 

Zulema tosia, su rostro estaba enrojecido por el humo, ella, no sabía, entonces provocó la risa de Roque, como si fuera una mascota que él hubiera adoptado

Pero su risa no duró mucho; Zulema, de repente, se puso de puntillas y besó sus labios con suavidad, ella pensó que eso podría complacerlo. Sin embargo, no sabía mucho sobre las relaciones entre hombres y mujeres, y no tenia idea de qué hacer a continuación

Roque la observaba

Ella estaba tan nerviosa que sus pestañas temblaban, sus labios eran suaves y atractivos sin darse cuenta él se sintió rápidamente atraído y eso no era bueno, después de todo, ¡Zulema era la hija del hombre al que él habia jurado vengar

Vete. Roque la empujó sin piedad, con asco en su mirada

Zulema se levantó en silencio y se fue, pero lo que no esperaba era que tan pronto salió de la oficina, Saúl le dijo: Señora, el Sr. Malavé mencionó que falta personal en el departamento de limpieza

Saúl, lo entiendo, ahora mismo voy“. Para ella, ser una limpiadora era mejor que quedarse cerca de ese hombre

Saúl la observó alejarse, y suspiró, había pensado que el Sr. Malavé se habia casado rápidamente por amor verdadero, pero no imaginó que su esposa tendría una posición tan baja

Sr. Malavé, dijo Saúl tras informar sobre las tareas del dia. Sobre el asunto del traslado de la madre de la 

señora 

Consigue al mejor médico de primera clase para tratarla

Saúl se quedó atónito

¿Te has quedado sordo?” 

No, no, Sr. Malavé, ahora mismo

Roque se mantuvo inexpresivo: No dejes que ella se entere

Hacia eso solopara tener un mejor control sobre Zulema, con su madre Edelmira en su poder, ella tendría que obedecer todas sus órdenes; se recostó en su asiento de cuero, y casualmente activó el sistema de vigilancia. En la pantalla, Zulema, vestida con uniforme de limpieza, con un trapeador y un cubo, limpiaba con atención. Durante los dos años que pasó en el hospital psiquiátrico, Roque a veces miraba las cámaras de vigilancia para ver cómo estaba, esperando aliviar su propio dolor por la pérdida de su padre a través de su miseria, pero se habia equivocado

Al principio, Zulema estaba en una situación lamentable, pero pronto encontró la forma de sobrevivir y se adaptó, en comparación con la locura y el desorden de los demás, ella era timpla, compuesta y elegante, como una flor que brota inmaculada del fango. Si no hubiera sido por el odio que los separaba, en realidad, Roque la admiraria bastante

Estaba a punto de apagar el monitor cuando apareció otra mujer en la pantalla, Rufina Suárez 

La prometida de Roque, en teoria

Rufina entrò furiosa al edificio de Grupo Malavé


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset