La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 26

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 26

Capítulo 26 

Cuando ella de verdad se fue, Sania no pudo dejar su orgullo a un lado para ir tras ella, asi que fue a buscar a Eloy

¿Ah?, Eloy respondió. Me preguntas qué pasa con Zulema?

Si!

Ella, ella es un secreto, eh, solo te lo voy a decir a ti

Sania, impaciente, dijo: Ya, ya, dime!

Ella es la jefa, la jovencita consentida del gran jefe

La mandibula de Sania casi tocó el suelo. ¿Qué?! ¿Zulema se habia casado con Roque? ¡Eso era como pegar 

el salto a la gran vida, casarse con la riqueza! ¿Por qué entonces Zulema decía que la estaba pasando tan mal y era tan infeliz

Eloy le advirtió: Sania, solo te cuento este chisme porque te aprecio, así que cierra bien esa boquita

“¿Se llevan bien ellos?

De esono estoy muy seguro. Pero la relación entre ellos es enigmática, llena de secretos

Sania indagó más: ¿Qué tipo de enigma?

Quédate unos días más en la empresa y verás que algo no cuadra

Sr. Baylon, Sania lo miró con desdén. Siendo el mejor amigo del Sr. Malavé, ¿no puedes averiguar un chisme? Te haces llamar el sabelotado del Grupo Malavé, ¡vamos, hombre!

Eloy se encogió de hombros: todo sobre Rocky, pero en cuanto a su matrimonio, no suelta nada

Zulema regresó a su puesto de trabajo, sintiéndose ahogada por dentro. Sania era su amiga más cercana, con quien podía hablar de todo, quiso compartir con ella lo que habia sufrido esos años, pero era inútil, solo haria que su amiga se sintiera miserable también 

De repente sono un mensaje en su móvil. Al abrirlo, vio que era de Roque: [Ven a mi oficina ahora mismo] Zulema se levantó resignada

Sr. Malavé, ¿qué necesita?. Se paró correctamente frente a su escritorio

Roque le lanzó una invitación. Léela

Zulema la recogió: ¿Una subasta benéfica?

Así es. ¿Qué tenia que ver ella con eso? Era un evento tan exclusivo que ella no tenía derecho a entrar ¿Acaso iba a llevarla con él

¿Vas a llevarme contigo?”, le preguntó Zulema, tentativamente 

Roque sonrio con sarcasmo: ¿Crees que te lo mereces?

No, no lo merezco

Me alegra que lo entiendas. Roque cruzó las piernas con arrogancia: Llevaré a Reyna conmigo. Entendido

“Tú irás sola, encuentra un rincón donde pueda verte y quédate ahí quieta, le dijo él

Zulema no entendia sus intenciones, pero sabía que no tenia el derecho a rechazar ni protestar: Está bien. Solo que no tengo la ropa adecuada

Roque se reclinó en su silla y la miró entrecerrando los ojos. Zulema, recuerdas la primera vez que nos 

Capitulo 26 

vimos

Ella vacilo y luego asintió: Si. ¿Cómo olvidarlo? Estaba grabado en su ser, una pesadilla de la que nunca despertaria, porque fue el comienzo de su desgracia. La primera vez que Zulema vio a Roque fue en la Universidad de Orilla, cuando fue llamada a la oficina del director. Ella, ingenua, abrió la puerta y lo primero 

que vio fue a él, con un aura oscura y amenazante, vestido de traje negro, emanaba una presión tan fuerte que la dejó sin palabras. Tan guapo y atractivo, pero tan diabólico

¿eres la hija del Dr. Velasco?“. 

Si, si 

¿Te llamas Zulema?

Si 

Blen. Roque se levantó y avanzó hacia ella: Ven conmigo, Así fue como Zulema quedó bajo su control. Tanto fue así que nunca tuvo la oportunidad de despedirse de Sania

Roque de repente soltó una risa burlona: Esta noche te llevare a comprar, ¡fuera!

Se dio cuenta de que Zulema seguía siendo ella, tan poco cambiada desde la primera vez que se vieron. No estaba loca, ni perdida en la desesperación, era como una flor que florecia entre espinas, incluso cada vez más hermosa. Había perdido la timidez de sus años de estudiante, tenía un aire de mujer, con curvas pronunciadas y una figura encantadora

Roque cerró los ojos y sacudió la cabeza para librarse de los pensamientos desordenados que lo asaltaban en 

ese momento

Al salir del trabajo, Zulema corrió hacia el carro de este con un rostro lleno de pánico, temiendo ser vista. El coche se detuvo frente a una boutique de alta gama, era una tienda exclusiva para gente VIP, con diseñadores personales que tomaban medidas, y estilos únicos en el mundo, asi que no había riesgo de coincidir con el atuendo de otra persona

Pero el detalle era que era muy caro. Por eso, Zulema preguntó con vacilación: ¿Estás seguro de querer comprar ropa para mi aquí?

SI

Es que…. 

“¿No te gusta el estilo de esta tienda?

Zulema respondió: “No es eso. ¿Podrías darme el dinero en efectivo en lugar de la ropa?

Roque salió del coche con el rostro serio: Ni lo sueñes!

Al entrar a la tienda, él la dejó en manos de los empleados y se sentó en la zona de descanso a tomar un café. El gerente los atendió personalmente y, después de una hora, cambió completamente el atuendo de Zulema.de pies a cabeza, con la cortina deslizándose suavemente, ella avanzó sosteniendo el dobladillo de su vestido

Sr. Malavé, prire, qué hermosura!

Roque levantó la vista, un brillo de asombro cruzó por sus ojos. El dobladillo del vestido estaba incrustado con diamantes, brillando intensamente, reflejando una luz deslumbrante con cada paso que daba. El diseño offshoulder resaltaba perfectamente las claviculas y el cuello esbelto de Zulema. Ni hablar de su cintura delgada y su figura curvilinea

“Es como si hubiera nacido para esto, incluso luce mejor que las modelos, el gerente alabó sin cesar. Con una piel suave y cabello brillante, será el centro de atención en cualquier evento

Zulema se sintió un poco incómoda: en el espejo, se veía demasiado bella, como salida de un cuento. Hacía mucho que no se veía así, la última vez había sido en su fiesta de cumpleaños cuando cumplió veinte años. En aquel entonces, ella era la pequeña princesa de sus padres

Capitulo 26 

Roque la observaba, olvidándose por un momento de apartar la mirada. Desde la primera vez que la vio, supor que la chica era una verdadera belleza, pero en ese momento ella había florecido completamente

¿Qué te parece este vestido? ¿Qué opinas?“, le preguntó Zulema en voz baja

Roque volvió en si y bajó la vista para seguir ojeando la revista que tenia en sus manos: Es horrible

¿Qué?!. El gerente estaba desconcertado 

Pruebate otro! ¡Algo más sencillo y elegante!¿Cómo podía permitir que se vistiera de una manera tan deslumbrante y etérea? Solo de pensar que, en la fiesta, los ojos de otros hombres estarian fijos en ella, admirándola sin parar, él deseo esconderla de todos. ¡Nadie más debería verla

Al final, Zulema se puso un vestido largo de color rosa pálido. Sencillo y discreto, pero no podia ocultar su belleza natural y su piel blanca

Roque la entregó al chofer. Llévala al evento. Luego, el fue a buscar a Reyna, mientras Zulema se sentia como Cenicienta, con su hermoso vestido yendo en su carruaje de calabaza, sabiendo que a la medianoche la magia desapareceria, y volverfa a ser la chica sencilla de siempre 

La subasta benéfica era de alto nivel, con la presencia de lideres de diferentes campos, personas influyentes y reconocidas

Zulema, sola, parecía fuera de lugar y nadie la conocía, ni conocía a nadie. Por eso, cuando intentó entrar al evento, el portero la detuvo diciéndole: Esto no es para cualquiera que se ponga un vestido y ya, ivete a esperar a un lado!

Capitulo 27 


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset