La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 25

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 25

Capítulo 25 

¡Estás expiando los pecados de la familia Velasco!”. Las venas de la frente de Roque se hincharon, gritando con ira. Y Reyna, en sus brazos, mostraba una sonrisa desafiante y satisfecha hacia ella

Zulema admitió: Está bien, si tú piensas que la empuje, entonces fui yo quien lo hizo

Sin nada más que decir, Roque levantó a Reyna en brazos y se alejó con pasos largos: Será mejor que reces para que no le haya pasado nada. Si ella se rompe un hueso, te romperé dos ati

Zulema se quedó inmóvil, observando como él colocaba delicadamente a Reyna en el coche y se dirigia al hospital. En su corazón, Roque era un demonio puro y duro, aunque incluso los demonios tenían su lado tierno, ese lado nunca sería para ella, bajó la vista hacia las marcas de arañazos en el dorso de su mano, la piel estaba dañada y tenia algo de sangre

La que realmente había sido cruel era Reyna, bajo el pretexto de una disculpa, ila quería forzar a abortar

Esa noche, Zulema no durmió; se quedó agachada en la puerta esperando que Roque regresara. Al oir los pasos, levantó la mirada, él pasó fríamente por su lado: “Tuviste suerte, Reyna está bien, nada serio

Oh

Roque iba a entrar a su habitación, pero de repente se detuvo y se gird hacia ella: Zulema, casarte conmigo y vivir en Villa Aurora, en esencia, no es diferente de estar en ese manicomio. ¿Entiendes? De cualquier manera, estás expiando culpas, solo que el lugar y el método han cambiado“. 

Zulema levantó la vista hacia él: ¿Entonces puedo volver al manicomio?

Vivir con un tirano como él era peor que estar en ese lugar, preferiría volver a ese lugar sombrio y vacío.. contando los días con los dedos

Después del divorcio, si quieres volver, te lo concedere. Ahora, es imposible, le dijo Roque

Zulema solo sintió una ola de desesperación. Dos años de encierro, casada contigo aún no es suficiente para redimirme? ¿Aún no me dejarás en paz?” 

“¿Realmente eres tan ingenua como para pensar que después del divorcio serás libre?” 

Zulema cerró los ojos: Al menos déjame vivir la vida que merece una persona normal

¡Sigue soñando!. Roque destrozó todas sus ilusiones, y le dijo con desdén: Aún no he decidido cómo torturarte después del divorcio. Pero recuerda, nunca escaparas de mi control. Y la puerta se cefró violentamente, resonando con un eco profundo

Zulema apretó la manta lentamente, abrazándose los hombros contra la pared, lo único que le quedaba era la pequeña vida en su vientre. Mi bebé, mamá no te abandonarà

En el edificio del grupo Malavé

Zulema llegó puntual a su puesto de trabajo

Oye, hoy llegaste temprano, ¿eh?, la saludó Eloy, refrescante y animado. Esa bolsita perfumada que me diste es buenisima, jespectacular!

Ella sonrió cortesmente, ya no tenía que caminar, iba en el coche con Roque, pero era asfixiante, temia que los colegas la vieran, así que bajaba antes. El tampoco le prestaba atención, como si ella no existiera

Por cierto Zulema, añadió Eloy, luego vendrá una nueva jefa para ser la directora del Departamento de Joyería

¿Hombre a mujer?

Mujer, y además guapa. Es muy capaz en su trabajo, me costó mucho convencerla para que viniera a trabajar 

Capitulo 25 

con nosotros

A las diez de la mañana, la nueva directora del Departamento de Joyeria llegó puntualmente

Hola, soy Sania Enciso, estaré trabajando junto al Señor Baylon en la dirección del Departamento de Joyería, espero su colaboración para llevar nuestra marca emergente a lo más alto

Los colegas aplaudieron con entusiasmo, dándole la bienvenida. Zulema parpadeo y retiró su mirada, así que era Sania, su compañera de universidad y de habitación. Inseparables, compartiendo hasta el mismo cobertor, sin secretos, más cercanas que hermanas

En ese momento, Sania brillaba en la industria joyera, mientras que Zulema seguia en el anonimato. Durante esos dos años en el sanatorio, vivió la juventud que ella tanto anhelaba, pero Roque la habia pisoteado sin piedad

*La directora Enciso es toda una celebridad en el mundo de la joyeria ¡Yo solo soy su ayudante!, la alabó Eloy 

Si, , el Sr. Baylón tiene dinero y buen gusto, solo tiene que disfrutar de la vida y dejar que otros manejen los negocios. Se notaba que los dos tenían una buena relación y podian bromear con facilidad

Ven aqui, directora Enciso, déjame presentarte a alguien, dijo Eloy, Nuestra jefa de diseño, Zulema Velasco. Al escuchar ese nombre, la expresión de esta cambió por un instante, pero rápidamente volvió a la normalidad: Mucho gusto, Srta. Velasco

El gusto es mic, directora Enciso

Sania la observó por unos segundos antes de sonreir: Tengo algunas ideas que me gustaria discutir en privado con la Srta. Velasco, ¿sería posible?. Antes de que ella pudiera responder, Eloy ya estaba asintiendo efusivamente: ¡Claro que sil Ustedes son mis brazos derechos, tienen que desarrollar una buena conexión!

Yo también tengo mis guardianes protectores

Sania se acercó a Zulema: Ven a mi oficina

Como diga, directora Enciso

Eloy se tocaba la barbilla, murmurando parasi mismo: Vaya, dos bellezas, ¿será que tengo demasiada suerte? ¿Se pondrá Roque celoso?

En la oficina de la supervisora

Tan pronto como la puerta se cerró, Sania cambió su expresión: Zulema! ¡Jamás imaginé encontrarte aqui!“. 

Sani..” 

¡No me llames asi!, Sania estaba furiosa, caminando de un lado a otro. ¿Alguna vez fuiste mi amiga? ¿Eh? Desapareciste después de graduarnos, ¿jugabas a las escondidas conmigo? ¿Sabes cuántas veces lloré y cuánto me preocupé por ti?

Zulema bajó la mirada: Lo siento mucho

¿Qué te ha pasado que ni siquiera pudiste decirmelo? Fui a tu casa y estaba vendida. Pregunté a tus vecinos y todos se cerraban en banda, como si te hubieras esfumado de la faz de la tierra

Lo siento” 

Ya no me digas esas palabras

Zulema optó por el silencio. Sania estaba a punto de estallar: Está bien, no hables. Ahora vete, como si nunca nos hubiéramos conocido

Con un gesto de cabeza, Zulema se giró en silencio para marcharse sin decir nada

¡Espera! Oye, Sania estaba al limite. ¿Realmente ya no quieres nuestra amistad eh?

Esa pregunta también lastimó a Zulema: Sania, he pasado por cosas terribles, soy una persona muy 

desafortunada, es mejor que te mantengas alejada de mi, asi proteges a la verdadera Sania. No quiero que te veas arrastrada por mis problemas

Ahora estás con Grupo Malavé, la jefa de diseño de una marca de joyeria, ¿dónde está lo terrible? ¡En la universidad me superabas en todo! Con tu talento, podrias crear tu propia marca y tener un éxito rotundo, ser solo una diseñadora es menospreciar tu talento

Zulema solo pudo ofrecer una sonrisa amarga: Sania, hay cosas que es mejor no sepas

“Está bien, isique ocultándome todo el resto de tu vida si puedes!. Sania se volted, irritada y sin querer seguir la conversación

Zulema también se sintió mal, pero pensando en su propio desastre, decidió que era mejor no involucrarla

Capitulo 25 


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset