La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 20

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 20

Capítulo 20 

Reyna tenía una sonrisa maliciosa en su rostro. ¡Una bastarda menos en el mundo! ¡Se habia deshecho de una gran preocupación

Zulema, ¿por qué estás sangrando ahí abajo?, Roque notó que algo andaba mal

A pesar del dolor que casi la hacia perder el conocimiento, Zulema no reveló el hecho de que estaba embarazada, casi se mordía el labio inferior: Es queme vino la regla

Roque frunció el ceño con disgusto

Señor Malavé, ¿no deberíamos llevarla al hospital?, le preguntó Reyna. Parece que está sufriendo mucho“. 

Al fin y al cabo, el niño ya no estaba, y después de llevarla al hospital, dejar que el Señor Malavé descubriera su embarazo y luego difamarla diciendo que ella habia estado con otro hombre. Era matar dos pájaros de un 

tiro

Es solo la regla, dijo Roque con una frialdad despiadada en su mirada: No se va a morir, no hay que hacerle caso. Pasó junto a ella sin ningún tipo de compasión, ni siquiera le echó una mirada

Reyna lo siguió, satisfecha y complacida con su triunfo

Zulema se apoyaba en el suelo, arrastrando su cuerpo hacia la salida: Ayudaayuda” 

Señora!, Poncho se alarmó al ver la escena: ¿Quéqué es esto7

Zulema agarró su mano como si fuera su salvavidas: ¡Al hospital, llévame al hospital ahora!. Si aún había tiempo, quizás podria salvar a su bebé

Por supuesto!. Poncho actuó de inmediato

Al llegar al hospital, el médico sin mediar palabra la llevó al quirófano. En el segundo en que yacia en la mesa de operaciones, no pudo más y Zulema cayó en un desmayo

Dos horas después

*Por fortuna, ¡madre e hijo están a salvo!, dijo el médico al salir, respirando aliviado

Poncho se quedó impactado. ¿Madre e hijo? ¿La señora estaba embarazada

Reyna, Arturo

La enfermera empujaba la camilla de Zulema fuera del quirófano, por casualidad, el padre de pasaba por alli con una mascarilla, echó un vistazo, y entonces hotó que la mujer de la camilla era Zulema. ¡Así que lo que el médico había dicho de que madre e hijo estaban a salvo era sobre ella! ¡Ella estaba embarazada del hijo del señor Malavé

De inmediato, Arturo se escondió en un rincón y llamó a Reyna: Reyna, hay problemas!

¿Qué problemas puede haber, papa? Te veo muy alterado, Reyna se creia segura 

Acabo de pasar por el quirófano y oi al médico decir¡Que Zulera y su hijo están bien!

El teléfono de Reyna se deslizó de sus manos. ¿Qué? ¡En una situación tan peligrosa, el hijo de Zulema habia sobrevivido! ¡Increible

Cuando Zulema desperto, ya era de noche, mirando el techo, las lágrimas corrian lentamente por sus mejillas

Zulema, tienes que pagar y recoger los medicamentos, ¿hay algún familiar contigo?, le preguntó la enfermera al entrar. Después tienes que hacerte un ultrasonido

Recoger medicamentos? ¿Un ultrasonido?” 

Si, el médico te recetó medicinas para prevenir un aborto

Capitulo 20 

Zulema se sorprendió, se levantó bruscamente de la cama: Mi hijo” 

Se salvo, le respondió la enfermera. Deberías estar muy agradecida con nuestro director

Las lágrimas de Zulema caian más fuertes, pero sonrió a través de ellas. ¡Era llanto de felicidad! ¡La bendición 

del cielo

Gracias, gracias a todos, pensé que justo cuando había descubierto que tenia este hijo, lo habia perdido, no paraba de agradecer

Después de recoger los medicamentos y hacerse el chequeo, no se atrevió a quedarse más tiempo y se fue rápidamente. No podía permitirse estar en el hospital, porque no tenia excusa. ¡No podía dejar que nadie descubriera que estaba embarazada

Al volver a Villa Aurora, la sala ya estaba limpia y ordenada, sin rastro de sangre, se acostó en su humilde cama, pálida y sin color

Mi bebé, sufrirás mucho con una mamá comp yo, pero Zulema no tenía tiempo ni derecho a lamentarse, porque tenia que ir a trabajar à la empresa al día siguiente. No podia mostrar ninguna señal de estar enferma. No importa cuánto dolor o malestar sintiera, tenía que insistir en que era su periodo y por eso se sentia mal

Al día siguiente

Zulema apenas había llegado a su puesto de trabajo cuando escuchó pasos apresurados en la entrada, levantó la vista y, para su sorpresa, jera Reyna! ¡De nuevo venía a buscar pelea

¡Zulema, sal de ahi! ¡Deja de esconderte como una tortuga!, Reyna gritó con arrogancia

Ella se puso de pie: ¿Qué quieres conmigo?

Ah, ya lo sabrás en un momento. Es ella, ¡llévensela!, gritó hacia atrás. Dos tipos corpulentos surgieron y se dirigieron directamente hacia Zulema, cada uno le agarró un brazo y empezaron a arrastrarla hacia afuera con fuerza

Esta de inmediato comenzó a resistirse de inmediato: ¿Qué hacen? ¡Suéltenme! ¡Déjenme! ¡En plena luz del dia, se atreven!

Los colegas que estaban cerca vieron la escena y se quedaron pasmados

*¡Llamen a la policial ¡0 traigan al vigilante, por favor, les suplicó Zulema, mirándolos

Reyna dijo: Ustedes no le van a ayudar! De lo contrario, los haré perder sus empleos y los echare del Grupo Malave

Asi, Zulema fue arrastrada con fuerza, no podía creerlo, ¡Reyna tenia el coraje de venir a la empresa y llevársela delante de todos! ¡Qué poder le habría dado Roque a esa mujer

Zulema, no te esfuerces en vano, nadie vendrà a salvarte. ¡eres una desgraciada!, la miró con maldad. ¿Qué es lo que quieres hacer?

Solo estoy de mal humor y quiero desquitarme contigo. Reyna la llevó a un callejón y mandó a gente a guardar las salidas. De esa forma, no tendría escapatoria y tampoco habria transeuntes que intervinieran

¿Desquitarte?, Zulema se rio con desdén. Reyna, ¡no te lo mereces!

Hablar asi conmigo, parece que esos golpes de ayer no fueron suficientemente dolorosos. ¡Ni hablar de cómo te golpeaste el vientre!. Al recordar eso, Reyna se enfureció, pensó que el bebé definitivamente se habia ido, pero al final se salvó. Después de mucho pensar, todavia no se resignaba. Si en un intento no funcionaba, entonces intentaría una segunda vez, jesa vez seguramente tendría éxito! ¡No podia creer que ella siempre pudiera seguir adelante

Zulema escupió directamente hacia ella

Ahh. Reyna gritó: ¡Me has escupido! ¡Qué asco!

Zulema escupió otra vez: No qué hiciste para que Roque te permita todo esto. Pero no pienses que, porque él puede humillarme y torturarme, tu también puedes hacer lo mismo

**Claro que puedo! ¡Voy a ser su futura esposa!

¡Yo soy su esposa ahora!

Reyna estaba furiosa: Pronto dejarás de serlo!“. 

Jeje, no entiendes nada sobre Roque. Será mejor que me sueltes ahora. Si él se entera de esto, ino vas a salir bien parada! ¿Crees que él realmente te creyó ayer cuando dijiste que yo te habia hecho tropezar?, le dijo 

Zulema

No importa si lo cree o no, él está de mi lado y no te ayudará, asi que hoy será igual. Además, no dejaré marcas, Roque no se dará cuenta, le respondió Reyna

Ella comenzó a acercarse, y Zulema rápidamente retrocedió. Podría sufrir un poco de dolor fisico, ¡pero en su vientre ya había una nueva vida! ¡Debía proteger a su bebé, no podía permitir que Reyna tuviera éxito otra vez! Se cubrió el vientre y miró a su alrededor, buscando una posible via de escape

Reyna agarró su cabello y la jaló de vuelta: ¡Quédate quieta, no te muevas! Esto acabará pronto. Dicho eso, lanzó una patada hacia su vientre

Al verlo, Zulema la empujó con todas sus fuerzas y se dio vuelta para huir

*¡Rápido, deténganla! ¡Deténganla!, Reyna gritó

Zulema corrió sin mirar atrás, cada segundo contaba. Si ella lograba darle esa patada, jel bebé no podria soportar un segundo peligro

¡Rápido! ¿Qué hacen parados ahi? ¿Solo cobran sin trabajar?, gritaba mientras corría detrás de ella

A Zulema también le pareció extraño, ¿por qué esos dos hombres parecian haberse quedado congelados? Con todas sus fuerzas, logró salir del callejón y al ver la escena fuera de este, se detuvo de golpe

Reyna, maldiciendo, la alcanzó: zorra¿Sr. Malavé?. Al ver a Roque, se quedó perpleja

Fuera del callejón

Roque estaba de pie con las manos en los bolsillos de su pantalón, erguido y sin decir una palabra, pero su presencia irradiaba una atmósfera amenazante. Aquellos dos tipos fornidos estaban controlados por un guardaespaldas profesional, con una navaja suiza apretada contra sus cinturas. Tan afilada que podría cortar el hierro como si fuera barro, ¿quién se atrevería a moverse

Roque..”, Zulema no dudó ni un segundo y corrió hacia él, nunca antes se había sentido tan segura al verlo. Aunque él la odiaba, al menos por el momento, no iba a atentar contra su vida. ¡Y mucho menos contra la de su hijo

Roque frunció los labios al mirarla, justo cuando estaba a punto de llegar a su lado, las piernas de Zulema flaquearon y cayó al suelo

*Qué mujer tan estúpida. Roque, con el rostro impasible, extendió su mano, la cogió y la atrajo hacia su pecho. Zulema se aferró a la manga de su camisa: Llegaste, qué bueno que llegaste” 


La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/21/2023 Native Language: English
La Fuga de su Esposa Prisionera" es una novela que narra la emocionante historia de un hombre que busca desesperadamente la libertad de su esposa encarcelada. Con giros inesperados, suspense y amor, la trama se desenvuelve en un emocionante escape que desafía todas las probabilidades.  

La Fuga de su Esposa Prisionera Novela

  La Fuga de su Esposa Prisionera Novela/Review  Zulema, tu familia Velasco me debe, y tú serás quien pague la deuda." Roque Malavé, lleno de rencor por la muerte de su padre, envía a Zulema Velasco a un hospital psiquiátrico y la humilla de todas las formas posibles. Dos años después, Roque se casa con ella, diciéndole: "No te hagas ilusiones, sólo estás redimiendo la deuda de otra manera." Roque la odia y sólo le permite maltratarla. Mientras soporta el tormento y la humillación, Zulema busca la verdad y lucha por la inocencia de su padre, quien fue injustamente encarcelado. Finalmente, Zulema le arroja las pruebas a la cara de Roque: "Nunca te debí nada." Después de eso, Roque se ve desgastado en una sola noche. Día y noche susurra desesperadamente: "Zule, no me dejes. Si no, lo que verás será mis cen.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset